Ser humano
CON-CIENCIA DIVERTIDA - Viernes, 03 Junio 2016 05:08
MI RUTINA MATINAL - Viernes, 03 Junio 2016 04:24
QUIERES PROSPERAR, AYÚDATE - Jueves, 24 Septiembre 2015 02:47
La Falta de Oportunidades - Jueves, 24 Septiembre 2015 02:18
Trabajando juntos - Jueves, 24 Septiembre 2015 01:46

DEFENDAMOS MÉXICO Y SU SOBERANÍA

(Detengamos las agresiones de Trump y también a los vendepatrias que gobiernan nuestro país).

¿Qué es la soberanía? Es la facultad de una Nación para decidir su destino y el origen de esa legítima voluntad reside originariamente en el pueblo. Los ciudadanos la depositamos en los órganos de gobierno republicanos, pero estos deben mantenerse fieles a la voluntad popular. Cuando los gobernantes son infieles a los intereses del pueblo, nuestra Constitución guarda en reserva su artículo 39 que consagra el derecho ciudadano de modificar en todo momento la forma de gobierno.

 

¿Qué costo hemos pagado en México por la soberanía? En 1810, el pueblo mexicano encabezado por Miguel Hidalgo, Morelos, Josefa Ortiz de Domínguez, Leona Vicario y otros, inició una Revolución de carácter independentista para terminar con 300 años de ser colonia de España y sentar las bases de una Nación soberana. Apenas habíamos dado los primeros pasos como República cuando los norteamericanos nos invadieron y terminaron despojándonos de más de la mitad de nuestra territorio nacional en 1848. Francia intentó someternos como colonia con la complicidad de traidores mexicanos, pero la dignidad nacional los derrotó en 1867. El pueblo quiso darle a México un rostro moderno, independiente, con rasgos de justicia social y de democracia, y los medios legales para recuperar sus recursos naturales, entre ellos el petróleo; por eso fue a la Revolución en 1910.

Después de la Revolución, ante la negativa de las compañías extranjeras que explotaban nuestro petróleo,  de dar un mejor trato a sus trabajadores y de compensar adecuadamente al País por la explotación del mismo, apoyadas por el gobierno de los EE.UU., el presidente Lázaro Cárdenas decretó la expropiación de las compañías petroleras, recuperando para nuestra Nación este recurso natural estratégico para el desarrollo de nuestro País.

Cuando las condiciones internacionales favorecieron a banqueros y empresas trasnacionales, volvieron a la carga sobre nuestros recursos naturales y soberanía. Las tristes y lamentables reformas que ha sufrido la Constitución en los últimos años son la prueba más fehaciente de que encontraron cómplices para lograrlo entre legisladores y gobernantes nacionales.

Hoy vivimos (sufrimos) la llamada Era Trump. Que significa la magnificación de las agresiones que México ha recibido históricamente de los Estados Unidos y de los monopolios transnacionales: violación a derechos humanos de inmigrantes, presiones diplomáticas descaradas, imposición de medidas económicas unilaterales, etc. También vivimos (sufrimos) la profundización de una crisis económica, política, social y ambiental sin precedentes, que se traduce en menos empleos, salarios de miseria, carestía y menos educación, salud y vivienda popular. Y, desde luego, la responsabilidad central no es de Trump. Aquí están los responsables de ello. ¿Alguien podrá asegurar que las políticas emanadas de la presidencia y de la secretaría de hacienda no tienen nada que ver con esta crisis? ¿Acaso el papel de diputados y senadores no ha abonado para la ruina del País? 

Se llama a una marcha en varias ciudades con el supuesto fin de responder a las nefastas intenciones de Trump. Hay algunas autoridades académicas e intelectuales destacados entre los convocantes, pero también están no pocos sacadólares y evasores de impuestos, esos que en los momentos críticos se llevan los capitales a Estados Unidos en lugar de invertirlos en crear empleos. Por ello no podemos marchar este domingo 12 junto a quienes son responsables de la crisis que vive México

¿Cómo defender hoy la Soberanía de México? Así: exigiendo en nuestras movilizaciones un cambio de política exterior que rescate la tradición de dignidad diplomática mexicana, transparencia de todo tipo de negociación con otras naciones, defensa irrestricta de los derechos humanos de nuestros connacionales en el exterior, uso de los tribunales e instancias internacionales para defender tratados, acuerdos y convenciones comerciales y en otras materias que hagan valer derechos de México. Y para el interior: rescate de los recursos petroleros, mineros, hídricos y eléctricos, pues no hay verdadera soberanía sin ellos. Alto a las políticas de seguridad que sólo generan más violencia y victimas. El pueblo debe saber que no tendremos un País fuerte si más de la mitad de sus ciudadanos vive en la pobreza extrema, mientras un pequeño grupo concentra la riqueza nacional. Y sin la democratización de las decisiones que forjan el destino de la Nación, tampoco se fortalece México. Si la soberanía reside en el pueblo, este es el momento en que los ciudadanos demandemos su respeto ante quienes pretenden lesionarla.

Culiacán, Sinaloa, febrero 11 de 2017

POR UN MÉXICO DIGNO Y EN PAZ

COORDINADORA AMPLIA CIUDADANA EN CONTRA DEL GASOLINAZO

Visto 1051 veces
Valora este artículo
(1 Voto)
Publicado en slideshow

Community Blog



Who's Online

Tenemos 88 visitantes y ningun miembro en Línea

Get connected with Us

Subscribe to our newsletter

Hot events

Style Setting

Fonts

Layouts

Direction

Template Widths

px  %

px  %