Ser humano
CON-CIENCIA DIVERTIDA - Viernes, 03 Junio 2016 05:08
MI RUTINA MATINAL - Viernes, 03 Junio 2016 04:24
QUIERES PROSPERAR, AYÚDATE - Jueves, 24 Septiembre 2015 02:47
La Falta de Oportunidades - Jueves, 24 Septiembre 2015 02:18
Trabajando juntos - Jueves, 24 Septiembre 2015 01:46

LA POSMODERNIDAD EN LA HISTORIA

La historia no es, una sucesión de hechos lineales sin sentido y de la casualidad, Clío, está conformada por coyunturas, que entrelazan, el final o la transformación de una época, para dar paso a otra, siempre un nuevo momento epocal llevará consigo vestigios de su antecesora.

 

Somos hijos de nuestro tiempo, más que de nuestros propios padres. 

La modernidad no finaliza con la caída del muro de Berlín (en 1989), ni tampoco desaparece con el final de los metarrelatos, cuando fijamos fechas; códigos temporales, los códigos llevan información, misma que es compartida por un emisor y un receptor, según Lyotard. 

La modernidad,  no tiene un final sino una transformación; de la sociedad, que son los pliegues en la legitimación de verdades, de conocimientos, que ya no son uno, sino que ahora, son múltiples y variables. El conocimiento se vuelve materia dura, táctil, cuando se convierte en mercancía, y necesita ser legitimado, para obtener poder e influencia sobre las sociedades informatizadas, aquellas, que salieron vencedoras en la posguerra y que podrán inmiscuirse en los lazos de vida, a través de los medios de información.

En la posmodernidad, ya no existen relatos unificadores, que lleven y manifiesten la unicidad de la historia, al contrario; se pone en duda el discurso de la historia, porque se fragmenta así misma, al no haber  ya ni héroes ni esperanza, para una sociedad que confiaba y que apostaba todo su conocimiento hacia una educación totalizadora, cuando, el modelo teórico de la modernidad era el imperante en la sociedad de masas. 

En la actualidad, con los creadores visuales posmodernos, predomina la idea sobre el objeto, así como el ateísmo de todo, incluso, se cuestionan los postulados que, antes, con la modernidad artística se creían dogmas; los postulados artísticos desaparecieron cuando la verdad se atomizó,  ¿dudar? Quizá. 

Si ya no existe una verdad absoluta, tampoco los manifiestos son garantía de movimientos artísticos.  En lo contemporáneo, las líneas temporales-artísticas se entrelazan, en una coyuntura cada vez más difusa, en donde no se sabe ni el inicio, ni el fin, simplemente van y vienen. Un creador visual posmoderno, no tiene nacionalidad, va y viene entre un estado y otro, entre un país y otro, incluso, entre un continente y otro. Son nómadas en tanto son extranjeros.

Por otro lado, existen cuatro tipos de recepción de lo posmoderno , de los que solo nos referiremos a Lyotard con su condición posmoderna y más adelante  al pensamiento débil de Vattimo: 

a) El post-estructuralismo francés, a manos de Jean-François Lyotard y Jacques Derrida.

b) La teoría crítica, en su versión habermasiana. 

c) El neopragmatismo norteamericano, a cargo de Richard Rorty y Stanley Fish.

d) El pensamiento débil, inaugurado en Italia por Heidegger, Gadamer y Vattimo. 

Lo posmoderno, como problema filosófico,  surge  con la obra de Jean-Francois Lyotard: La condición posmoderna, publicada  en 1979 y,  un año después,  con  la conferencia sobre la modernidad de Jürgen Habermas. Pero las críticas y debates,  entre  modernidad y posmodernidad ya habían sido iniciadas,  desde la escuela de Frankfurt, y hasta el post-estructuralismo que abarcó aproximadamente, desde 1935 hasta 1990. 

Según Lyotard,  a fines de 1950, la posmodernidad inicia en Europa, ya que culminan las revoluciones tecnológicas después de la reconstrucción , pero solo en los Estado-naciones informatizadas, que serán las del primer mundo. La incidencia de estas transformaciones tecnológicas, sobre el saber, parece que debe de ser considerable. El saber,  se encuentra o se encontrará afectado en dos principales funciones: la investigación y la transmisión de conocimientos.  Hablar de la condición posmoderna, es referirse a los cuestionamientos que Lyotard hace a los relatos de la modernidad.  Éstos, tienen como fin,  legitimar las instituciones y las prácticas sociales y políticas, las legislaciones, las éticas, las maneras de pensar, pero no en un acto original sino, en un futuro a hacer venir.  Según Gutiérrez Martínez: “a la idea, de realizar estas ideas libertarias como legitimantes por el hecho,  de ser universales.”  La razón no funge necesariamente como vehículo del bienestar humano, esta es utilizada, para generar discursos de legitimación, que resquebrajan el sueño universal,  de la libertad humana. Aborda dentro de todo esto, la legitimación de saberes, en una sociedad institucionalizada por la tecnología; que será la de la posguerra, Europa seguirá influyendo en todo el mundo, así como los Estados Unidos en los discursos,  por imponer su razón en todos los aspectos de la vida, como resultado de ser los vencedores de la Segunda Guerra Mundial, en la historia. 

AUTORA: Fabiola Gpe. Gaxiola López

Doctorante en Historia

Visto 1030 veces
Valora este artículo
(3 votos)
Publicado en slideshow

Community Blog



Who's Online

Tenemos 65 visitantes y ningun miembro en Línea

Get connected with Us

Subscribe to our newsletter

Hot events

Style Setting

Fonts

Layouts

Direction

Template Widths

px  %

px  %