Ser humano
CON-CIENCIA DIVERTIDA - Viernes, 03 Junio 2016 05:08
MI RUTINA MATINAL - Viernes, 03 Junio 2016 04:24
QUIERES PROSPERAR, AYÚDATE - Jueves, 24 Septiembre 2015 02:47
La Falta de Oportunidades - Jueves, 24 Septiembre 2015 02:18
Trabajando juntos - Jueves, 24 Septiembre 2015 01:46

Las Campañas no Prenden, Los Partidos no Representan

Los partidos políticos, y en consecuencia, sus candidatos no representan a nadie, quizá solo a grupos políticos internos, pero no a la gente. Esto minimiza a la democracia de Sinaloa a un mero proceso electoral sin mayor calidad.

 

Es cierto que ningún proceso electoral es idéntico a otro, cada campaña es difícil y tiene particularidades únicas. Pero vale la pena señalar que, por lo menos, hoy las de gobernador tienen similitud entre los competidores. Casi todos los candidatos sorprendieron a sus militantes en el sentido negativo. Surgió el menos esperado, o el proceso interno no convenció.

Ni Quirino Ordaz Coppel del PRI, Martin Heredia Lizárraga PAN, Mariano Gómez Aguirre PRD, Jesús Estrada Ferreiro MORENA o Francisco Frías Castro INDEPENDIENTE, surgieron de un proceso libre de sorpresas. Lograron ser candidatos y al mismo tiempo lastimaron intereses de sus militancias, lo que se refleja hoy en la poca participación ciudadana.

Es decir, han surgido dejando una estela de inconformidades, y sin proponernos  analizar cada una, decimos que quizás Frías Castro sería el que menos encaja en esta aseveración, pero surge de un proceso donde no tiene militancia, ni soporte capaz de sostenerlo en una contienda, como ésta.

Y es precisamente la militancia, quien quedó inconforme  con cada designación. Entonces aquí cabe la pregunta ¿A quién representan realmente los candidatos? En principio, no a todos los militantes, y en consecuencia tampoco a simpatizantes. Entonces más allá ¿A quién representan los partidos?

Los sinaloenses fuimos testigos de la declaración de políticos de casi todos los partidos mencionados, en el sentido de “la operación cicatriz”. Quizás en buena medida si ocurrió pero no del todo.

Esa poca representatividad de los candidatos con su partido, creemos, se refleja en la ciudadanía. Los electores, es probable, no se sientan representados por ningún candidato, pues el modo en que han surgido en sus partidos, los deja “mal parados” al momento de que éstos buscan el voto.

Podemos decir que este fenómeno es bastante riesgoso para la incipiente democracia que vivimos en Sinaloa. Pues ante la poca participación ciudadana, ésta se puede reducir a un mero cumplimiento electoral carente de participación y calidad.

Debemos señalar que no estamos acusando a ningún candidato. Ellos no han incurrido en ninguna ilegalidad, al haber surgido sin el aval de las mayorías. Las reglas así están puestas y ellos las cumplieron.

El ángulo a destacar aquí, sería la poca calidad que los partidos ofrecen como organismos públicos portadores de la participación política. Es probable que éstos ya no estén representado casi nada ni a nadie. Eligen candidatos alejados de la simpatía de la gente. Figuras que solo cumplen el apetito personal de unos cuantos pero no del total de sus militantes ni de la ciudadanía.

El surgimiento de los partidos políticos, es muy remoto, desde la época de los griegos ya se hablaba de pequeñas agrupaciones de ciudadanos. Más tarde, a finales del siglo XVIII y principios del XIX los partidos existen como tales en Estados Unidos e Inglaterra. Ya como mediadores de amplios sectores sociales, como representantes, en propuesta ideológica y programas políticos, de enormes sectores sociales.

En México, la historia de los partidos políticos es larga, pero después de nuestra revolución, nació el PRI con el antecedente conocido PNR y PRM. Por más de 70 años actuó casi como partido único en el sistema político mexicano. Pese a que el PAN surgió en 1939, fue hasta finales de los 80 e inicios del 90, cuando junto con el PRD, significaron verdadero contrapeso al PRI, generando una real competencia.

En esta nueva confrontación hubo también una real representación de los candidatos con sus agremiados, y por consecuencia con la ciudadanía. Así quien quiso, se identificó, apoyó y votó por el PRI, PAN y PRD, por señalar a los más fuertes.

Hoy día, se habla de la crisis política que priva en los partidos políticos, que no han entendido los nuevos tiempos. La poca democracia al interior de éstos, los lleva a postular candidatos que no están conectados con el grueso de la ciudadanía, menos con sus demandas.

Es un grave problema de representatividad política. Los partidos ya no representan a nadie, exageradamente ni a sus militantes. La poca participación de los sinaloenses en la actual campaña confirma lo que decimos. Esto es grave, pues la democracia, como garante de la libertad y la participación social, se limita una vez más.

AUTOR: Sergio Rubio

Visto 1090 veces
Valora este artículo
(4 votos)
Publicado en OPINIONES

Community Blog



Who's Online

Tenemos 60 visitantes y ningun miembro en Línea

Get connected with Us

Subscribe to our newsletter

Hot events

Style Setting

Fonts

Layouts

Direction

Template Widths

px  %

px  %