LA CLASE MEDIA EN LA  DISMODERNIDAD

Millenials y centenialls y alfas los nuevos esclavos libres y desasalariados

(Segunda de tres partes)

AUTOR: José de Jesús Loza Sánchez*

*Sociólogo, Mtro. en Gestión y desarrollo social, doctorando en Arte y cultura, becario conacyt, Universidad de Guadalajara.

De los 124.9 millones de habitantes en nuestro país, 30.7 millones (24.6%) son jóvenes, entre los 15 y 29 años, 56.5% de los jóvenes forman parte de la Población Económicamente Activa (PEA), 96.3% de ellos son empleados (formales e informales)[1]; Cerca de 19, 125,000 jóvenes de 12 a 29 años de edad, están en situación de pobreza (44%), en pobreza extrema (7%), y solo tres de cada 10 jóvenes estudia el nivel superior[2]; para el 80% de jóvenes trabajadores su ingreso es menor al costo de la canasta básica para dos personas, 63% carece de contrato estable e inestabilidad laboral y 5 millones 870 mil (51%) no cuenta con seguridad social, en tanto que 18% es desempleado[3].

La tasa de desocupación juvenil es alta; 6.8% en jóvenes de 15 a 19 años de edad, 6.1% de 20 a 29 años; en tanto, para quienes tienen entre 50 a 59 años es de 1.9%. El sector más afectado son los jóvenes con estudios de nivel preparatoria o superior que son el 4.3% del total de los jóvenes sin empleo; por ejemplo, de los 478 mil profesionistas desempleados 57% son jóvenes de 20 a 29 años de edad; en tanto que los jóvenes que tienen estudios de primaria el 1.4% está desempleado.

Es importante tomar en cuenta, a partir de la nueva administración de gobierno federal, a los 905 mil 647 jóvenes aprendices, 524 mil 108 mujeres y 381 mil 539 hombres inscritos al “Programa Jóvenes Construyendo el Futuro”[4], en el que se reivindica la figura del aprendiz y genera oportunidad de ocupación a “jóvenes Ninis”, que si bien, no son contemplados en las estadísticas del INEGI como PEA ocupada, son jóvenes de 18 a 29 años de edad que son productivos. Del total de aprendices, 145 mil (16.1%) tienen estudios de licenciatura y cerca de dos mil (0.2%) tienen un posgrado, la manutención mensual es de $3,600.00 pesos y seguro médico del IMSS por un periodo de un año.

En el primer trimestre de 2019 la PEA es de 56, 038,471, en el cuatrimestre del 2018 fueron 56, 023,199, es decir, que en tres meses aumentó 15, 272 personas más[5], datos de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) 2019.

Tomando los datos del año anterior, 30.5 millones (56.7%) de la población mayores de 15 años laboran de manera informal[6]; esto es, sin prestaciones sociales, ni seguridad social, ni cuentan con una plaza definitiva, el 24% de estos cuenta con un nivel de educación media superior y superior y el 57% perciben como máximo dos s.m. $5,300 pesos al mes de 2018; en este sentido y siguiendo la dinámica de los ejercicios de la primera parte de este ensayo: en una familia en que dos de sus integrantes trabajan de manera informal y ganan cada uno dos s.m. mensuales, son clase media según la OCDE.

Es relevante enfatizar que, por una parte, 16 millones de la PEA (28.55%) laboran para instituciones de gobierno y empresas privadas formales sin contrato o bajo los esquemas de free lancer[7], de acuerdos verbales o de prestación informal de servicios; de estos, 7.7 millones de personas ocupadas trabajan por honorarios en empresas y gobierno; por otra parte, 13.7 millones de estos trabajadores informales son  profesionistas  free lancers (estos representan el 12% del total de los ocupados -formales e informales-)[8]. Estos dos sectores laborales, los de contrato por honoraros y los free lancer, forman parte de lo que denomino Fuerza de Trabajo Incorporada (FTI), y los defino como esclavos libres desasalariados (ELD) de la era dismordena, analicemos los factores económicos y socioculturales para definirlos como tal.

De los free lancers el 85% son homeworking, trabajan desde la casa, el 12% laboran desde cafés, restaurantes, espacios que utilizan como oficinas, y el 3% son coworkings; el 79% de los free lancer no cuentan con algún tipo de seguridad social y cerca del 50% ha tenido problemas con los pagos de sus clientes[9]. Del total de free lancers  45% cuenta con estudios universitarios, 34% con un curso terciario y 10% con posgrado[10].

El rango de edad predominante de este sector es entre 24 y 39 años de edad, el 61% (30 y 39 años de edad, el 38% y entre 24 y 29 años, el 23%.); en tanto que el 48.6% oscila entre los 40 y 59 años de edad. El 51% trabaja entre 2 y 4 proyectos al mismo tiempo, 25% entre 5 y 7% a la vez, sólo un 4% en más de 6 proyectos de forma simultánea; el 20% prefiere trabajar en un solo proyecto. Por otra parte, en cuanto a la magnitud de los proyectos en que trabajan, el 61% son de carácter pequeños y 39% son grandes. Las ciudades donde residen más free lancers son: Ciudad de México 30%, Guadalajara 10% y Monterrey 8%.

Para la empresa Payoneer los ingresos (que no son salarios ni sueldos) de un free lancer mexicano que labora en el mercado global gana en promedio 25 dólares la hora y trabajan en promedio 30 horas a la semana, al mes ganan entre 2,850 y 3,000 dólares, es decir, entre 54 mil a 57 mil pesos[11]; en tanto, para la empresa PayPal México gana en promedio $272,297 pesos al año, al mes sería un aproximado de $22,000.00 pesos.

En este sentido, y acorde a los datos de la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares (ENIGH) 2018, se infiere que una familia integrada por este tipo de free lancer pertenece al 10% que gana más de $22 mil 700 pesos al mes por persona y algunas de ellas al exclusivo 1% que gana más de 65 mil 599 pesos al mes por persona y es probable que sea del 30% de ese 1% que reside en la Ciudad de México.

Como se observa, estos datos indican el promedio de quien trabaja en proyectos de empresas de otros países o internacionales, pero, para los free lancer que trabajan a nivel local, la realidad es otra, analicemos la situación de este sector junto con la situación del resto de los jóvenes millenials trabajadores profesionistas recién egresados de la universidad.

La matrícula de estudiantes universitarios de instituciones públicas y privadas en México en 2018 es de 4 millones 209 mil personas; es decir, el 38.4% de la cobertura de jóvenes, sin embargo, según datos de la OCDE 2018, solo el 17% se titulan, sin embargo, en el ciclo escolar 2016-2017 de los 541 mil egresados, 394 mil se titularon.

Con base a la Encuesta Nacional de Egresados 2018 de la Fundación Pro Universitaria, el 31% de egresados de la universidad (pública y privada) consigue su primer empleo por medio de un amigo o conocido; el 46% de los egresados en su primer trabajo como tal, su salario oscila de $3,000 a $8,000 pesos mensuales; quienes obtienen su primer empleo a más de un año después de egresar ganan en promedio $6,014 al mes, en cambio, para quienes consiguen trabajo en menos de un mes, es de $7,679; en tanto que el 38% de egresados ya trabajaban antes de concluir su licenciatura[12].

El 48%  de los egresados laboran  en  el  sector  privado,  24%  en  el  sector  público,  18%  como  profesionista  independiente, 11% cuenta con un negocio propio y 15% de ellos no cuenta con trabajo al momento en que fueron encuestados; solo un 5% es al mismo tiempo empleado y profesionista independiente. El 54% trabaja exclusivamente como empleado (público o privado), el 7% como profesionista independiente y 4% exclusivamente cuentan con un negocio propio. El 40% son hombres y 30% son mujeres y perciben actualmente salarios superiores a $15,000 al mes.

Como se menciona arriba, 18% de los recién egresados trabaja como profesionista independiente, 20% son egresados de universidades privadas y 17% de universidades públicas; 20%  son hombres y  17% son mujeres; 35% trabajan  en el campo de las artes  y  humanidades, 30% en el campo de la salud y 20% en el campo de la agronomía  y  veterinaria. El 24% tiene un ingreso en promedio entre $3,000 y $8,000 al mes; en cambio, los profesionistas independientes del área de ciencias naturales, exactas y de la computación perciben $8,722 y quienes laboran en el área de servicios $8,514, en artes  y  humanidades $5,253 y en educación $3,855. Si bien es cierto que cada día esta modalidad laboral va creciendo, para el 63% de los profesionistas independientes le gustaría tener un empleo formal en el sector público o privado.

Estos son los nuevos trabajadores profesionistas de clase media, esclavos libres desasalariados, que pertenecen a la Generación Millennials o Generación Y, personas nacidas entre los años 1980 y 2000; dentro de esta generación emergen nuevas generaciones: la Centennial o Generación Z (nacidos de 1995 a 2009)[13] y Generación Alfa (nacidos de 2010 hasta 2025, está ultima considerada como la primera generación nativa digital. Estos grupos generacionales representan el 46% de la población ocupada del país, para el año 2025 será el 75% de la Fuerza de Trabajo a nivel global, el 34.5% de los millennials mexicanos carecen de una cuenta de ahorro individual en alguna Afore y 6% ignora si cuenta con una; situación que expone a los futuros adultos mayores a tener una vejez precaria sin seguridad social de pensión en su retiro laboral.

Desde el punto de vista generacional, la clase media de los países del OCDE disminuye, pues, el 70% de los jóvenes veinteañeros Baby Boomers, (1942-1964) formaban parte la clase media, en la Generación X (1965-1982) baja a 64%, y los millennials a (1983-2002) a 60%; en cambio en México se mantiene relativamente estable el porcentaje de jóvenes pertenecientes a la clase media en las tres generaciones: baby boomer 48%, generación X  46% y Millennials 47%,

Mientras los estratos sociales clase alta-alta y clase baja-alta crecen y se desarrollan económica y socioculturalmente, los estratos sociales de la clase media (alta-media-baja) se encuentran en un statu de empobrecimiento, exclusión, despojo y decrecimiento poblacional; algunos estudios la declaran una clase endémica y expirante de la sociedad actual; sin embargo, considero que la clase media más que extinguirse y desclasarse, vive un proceso de reconfiguración de identidad sociocultural.

Lo que sí es factible y sucede es que familias e individuos de clase media están en riesgo de pobreza y extrema pobreza y quienes se encuentran  en statu indigentis levis hasta un statu indigentis gravibus[14]; por ejemplo, la Ciudad de México cuenta con 8.918.653 habitantes, de estos 6.754 (0.075%) están en statu indigentis gravibus, de ellos cerca de 1250 indigentes (18.47%) cuentan con un nivel de formación media superior y superior: 855 (12.62%) preparatoria y 395 (5.85%) licenciatura, en tanto que  un 14.05%  carece de un nivel académico; estos datos infieren que son más los indigentes con formación académica que quienes carecen de ella en un 4.42%[15].

Proceso en el que principalmente el estrato social de clase media-media experimenta una fase de perdida en su poder adquisitivo y capacidad de consumo, así como una fragmentación segregación y recomposición sociocultural; a este proceso le he definido como hordas urbanoides, resultado o efecto digamos de un reacomodo “sociotectónico” del estatus social y lifestyle incitado por la hegemonía y dominio del modelo de sociedad capitalista neoliberal con una cultura posmoderna y una ideología novocriolla[16] que impera en la sociedades contemporáneas occidentales y occidentalizadas. Este tema se profundiza en la tercera parte de este artículo y desde la perspectiva de la cultura del consumo y del consumo cultural en la vida cotidiana de la clase media.

 

[1] Datos del Consejo Nacional de Población (CONAPO) 2018.

[2] Datos del Instituto mexicano de la Juventud (IMJUVE) 2019.

[3] Datos de “Jóvenes con Trabajo Digno”, una alianza multisectorial formada por organizaciones civiles, fundaciones y organismos empresariales.

[4] Número de becarios al corte del 31 de julio que reporta la Secretaría de Trabajo y Previsión Social (STPS) cantidad con lo que llegó al límite del programa en este 2019.

[5] Si realizamos el mismo ejercicio comparativo en el periodo de la administración del sexenio anterior vemos que es positivo pues aumenta a 15,272 personas más en el actual periodo, puesto que en el primer semestre de 2013 ( 50,847,242 de PEA) en relación al cuatrimestre de 2012 (51,317,999 de PEA) es muy negativo ya que disminuye a 1,070,753 empleos

[6] De acuerdo con el ENOE 2019, en el primer trimestre de 2019 este sector representa el 59.9% del total de la población ocupada; en tanto que el trabajo independiente cada año va en ascenso, en los últimos 10 años ha crecido un 16.8%. En el 2017, por ejemplo, según datos de  la encuesta de Regus (la firma internacional que provee espacios de trabajo flexible) 400 empresarios en México reportaron un incremento de 33% de freelancers en su fuerza laboral.

[7]Free lancer traducido al español significa lancero libre y refiriere a los mercenarios (soldados independientes) que durante la Edad Media ofrecían sus servicios de gran habilidad en el uso de la lanza a diferentes ejércitos en guerra (comúnmente ejércitos de nobles y feudales) portando consigo sus propias (lanzas). En ese sentido, considero que free lancer no es sinónimo de profesionista independiente, ni de autoempleado ni de trabajador autónomo, aunque hay similitudes, es diferente a ellos; este trabaja y cobra por horas y ofrece ideas (proyectos) y/o impulsa solo o en equipo pequeño de colegas, el arranque o ejecución de la idea) vende un servicio que la empresa o una persona necesita a un costo más bajo de lo que tendría que pagar por un empleado dentro de la empresa; así pues se puede definir al fre elancer como un "Contratista independiente"; no cuenta con un salario, más que un patrón fijo tiene clientes que lo contratan a destajo y por tiempo definido y trabaja de manera esporádica, depende a que lo contraten para tener un ingreso, no es un emprendedor ni empresario; por ello los defino como “esclavos libres desasalariados de la era dismoderna”.

[8] De acuerdo al INEGI 2019, El trabajo independiente cada año va en ascenso, en los últimos 10 años ha crecido un 16.8%.

[9] Con base a una encuesta realizada en el 2018 por la empresa PayPal México; consultado enhttps://www.economiahoy.mx/emprendedores-eAm-mx/noticias/8922702/02/18/Freelancers-mexicanos-ganan-en-promedio-14000-pesos-al-mes.html

[10] De acuerdo con el Reporte de Trabajo Independiente y Emprendimiento de Workana 2019. Consultado en https://www.eleconomista.com.mx/finanzaspersonales/Freelancers-una-tendencia-laboral-que-va-en-ascenso-en-Mexico-20190404-0120.html

[11] De acuerdo al  Reporte Global de Tarifas Horarias de Payoneer 2018; consultado en chrome-extension://oemmndcbldboiebfnladdacbdfmadadm/https://www.payoneer.com/downloads/freelancer-income-report-2018.pdf

[12] Según datos de la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES) 2018.

[13] Millenials (generación Y) son las personas nacidas entre 1982 y 1994, hay quienes consideran el comienzo de esta generación desde 1980 hasta el año 2000; se ubica entre la generación X  (Peter Pan, nacidas en 1970-1981) y la generación Z  (Centennials, nacidas a partir de 1995).

[14] “desde mi perspectiva estructural-sistémico-funcional, en las sociedades posmodernizadas, al interior de cada clase social (alta, media y baja) existen en su estructura, un sector social y una gradación de indigencia; es decir, personas/familias que ante su situación de empobrecimiento extremo no cubren el nivel de satisfacción de necesidades y capacidades, en comparación al estilo de vida, status y habitus del estrato social de la clase social a la que pertenecen (identidad de clase); así entendido, a este sector lo defino como lumpenproletario en la clase baja, lumpenburgués en la clase alta, en tanto que en la clase media lo tipifico, cualitativamente, en dos subcategorías, el indigente light sostenido (en resistencia-resiliencia) y el indigente light caído (vencido-resignado).” (Loza Sánchez: 2016). Loza Sánchez José de Jesús (2016) Indigencia en todas las clases sociales; Los indigentes light’s, antifaz de la posmodernización del desempleo

publicado originalmente en el Semanario El Informante Jalisco 0 7 abril, 2016 Consultado en https://declasemediamx.wordpress.com/2016/04/13/indigencia-en-todas-las-clases-sociales/

[15] Con base a los datos del Diagnóstico Situacional de Poblaciones Callejeras 2017-2018,  elaborado por la Secretaría de Desarrollo Social del Gobierno Federal. chrome-extension://oemmndcbldboiebfnladdacbdfmadadm/https://www.sibiso.cdmx.gob.mx/storage/app/media/Diagnostico%20Situacional%20de%20las%20Poblaciones%20Callejeras.pdf

[16] Como es el caso de México, Chile, Argentina, Colombia y Perú; también E.U. y los europeos como España e Italia, por citar algunos; estos últimos países predomina la ideología que he denominado novomedieval, en la que el pensamiento político cultural novocriollo de la clase alta latinoamericana se basa. En el caso de México se experimenta por vez primera una transición política, desde que el neoliberalismo se implementó en 1983, hay una nueva administración en el gobierno federal que está aplicando las bases de un nuevo modelo de gobierno diferente al neoliberalismo; sin embargo, el resto de la estructura social, económica y cultural es todavía neoliberal, posmoderna y novocriolla, y en varios gobiernos estatales y municipales rigen dichos elementos del sistema capitalista neoliberal; pero sobre todo en la cultura y vida cotidiana de la sociedad mexicana e incluso latinoamericana.

Read 32488 times
Top