La guerra sucia contra las mujeres en México
Autor: Gerardo Alarcón Campos
Ciertamente, las metodologías de la represión empleadas por las fuerzas de seguridad en América Latina en general y en México en particular tienen su origen en el entrenamiento contrainsurgente que el gobierno de los Estados Unidos proporcionó a sus aliados con el propósito de combatir a los movimientos de oposición legales y armados que aparecerían durante el contexto de la guerra fría.
Algunas de estas metodologías de la represión fueron: la tortura física y psicológica, desplazamiento forzado, ejecuciones sumarias y desapariciones forzadas.
En el caso de las mujeres, estas violencias se agravan a causa del machismo y el sistema patriarcal. La tortura sexual contra las mujeres se convierte en una de las metodologías de la represión empleadas por las fuerzas de seguridad en contra de la población civil y los movimientos políticos que impugnan al poder dominante.
En el caso mexicano, la violación como herramienta de tortura fue empleada principalmente por el ejército mexicano. El informe de la Fiscalía Especializada en Movimientos Sociales y Políticos del Pasado, consigna testimonios de mujeres menores y mayores de edad violadas en repetidas ocasiones por elementos militares durante los asedios a las comunidades y durante su reclusión clandestina, principalmente en la infame Base Aérea de Pie de la Cuesta.
Las fuerzas policíacas también ejercían esta practica. Curiosamente, el torturador Miguel Nazar Haro prohibía a sus agentes el ultraje sexual bajo el argumento de que esto ocasionaba un vinculo "sentimental" del torturador con su victima (Laura Castellanos, México Armado).
A las mujeres presas en cárceles clandestinas se les torturaba mediante toques eléctricos con una picana en senos, nalgas y vulva. La periodista Laura Castellanos en su libro México Armado, rescata el testimonio de una ex detenida que relata cómo fue obligada a desfilar desnuda en medio de dos filas de agentes policíacos que la manosearon. Acto seguido, se relata que esta mujer fue torturada introduciéndole una tubo de plástico en la vagina al cual se le introdujo una rata viva. Esta técnica de tortura también fue empleada por los Nazis durante la Segunda Guerra Mundial y por las dictaduras militares sudamericanas.
Algunas mujeres que fueron madres durante su reclusión clandestina también fueron objeto de torturas. Tal sería el caso de Marta Alicia Camacho, embarazada de ocho meses en el momento de su detención. Una vez nacido el bebe, antes de ser entregado a su madre los captores le apuntarían a la cabeza con una ametralladora.
Dentro de las listas de desaparecidos durante este periodo destacan casos como el de Ana María Parra de Tecla y sus hijas Violeta, y Artemisa Tecla Parra, el de Alicia de los Ríos Merino, Leticia Galarza Campos, Elisa Irina Sáenz Garza, Sara y Ana Luz Mendoza Sosa y el de cientos de mujeres que fueron victimas del terrorismo de Estado en México.
Ciertamente, la guerra sucia dejó saldos terribles y heridas que no han cerrado. Estas violencias también tuvieron un impacto terrible en las mujeres no solamente por motivos políticos e ideológicos, sino también por motivos de género.
 
 
 
 
 
Read 782 times Last modified on Martes, 09 Marzo 2021 13:58

Leave a comment

Make sure you enter all the required information, indicated by an asterisk (*). HTML code is not allowed.

Top