PARTIDOS POLÍTICOS Y ALIANZAS.

Autor JESÚS F. HURTADO R.

Pragmatismo aliancista:

Pueblo:

Me voy a aliar con el que siempre te a golpeado, ofendido, humillado y robado por que te conviene, no lo hago por mí, lo hago por ti.

Los fundamentos teóricos, programáticos, organizacionales y ejecutivos que dan sustento a los partidos políticos son muy similares, todos dicen buscar el bien común, todos de una forma u otra utilizan los mismos discursos y mensajes para posicionarse en el ánimo de la población con el único y exclusivo propósito de hacerse de su voto del cual dependen para mantenerse con vida. En el papel y discursivamente todos los partidos políticos prometen un universo ideal donde todos somos iguales y merecemos las mismas oportunidades siempre y cuando ellos gobiernen.

Los estandartes fundacionales de prácticamente todos los partidos políticos son solo eso: estandartes, lemas que solo esconden o tratan de disimular las verdaderas intenciones de la gran mayoría de sus líderes, pero esos ropajes se han ido cayendo paulatina e inexorablemente, desnudando a los partidos políticos cual rey desnudo del cuento de hadas danés: “El traje nuevo del emperador” de Hans Christian Andersen.

El sistema de partidos transita en el borde de la caducidad, convertidos en organizaciones políticas que de manera paulatina pero sostenida están siendo rebasados y repudiados no solo en nuestro país sino a nivel mundial, lo que nos lleva a un punto de inflexión sumamente incierto y peligroso para la humanidad, que es el desencanto por los sistemas democráticos hasta ahora vigentes , sostenidos con alfileres que se llaman partidos políticos, allanando el camino a tendencias y corrientes dictatoriales, el sistema de partidos como hoy lo conocemos y sufrimos nos puede arrastrar a esta posibilidad.

Los tres principales argumentos para la preservación del sistema de partidos en nuestro país son insostenibles  e indefendibles.

1). Mantener la democracia; Desde el momento que no se ejerce la democracia interna para la designación de sus directivas, candidaturas y gobiernos, mucho menos son capaces de proyectar e instaurar acciones democráticas al exterior de sus organizaciones.

   Los partidos políticos perdieron  el sustento democrático a partir del momento que no respetaron ni cumplieron con los postulados que les dieron origen, en nuestro país deslegitimaron su existencia cuando sus agremiados, simpatizantes y pueblo en general fueron vistos solamente como una boleta electoral, SIN DERECHO A VOZ NI VOTO en las decisiones y acciones de estas agrupaciones.

 La franca desvinculación entre las metas y objetivos de dirigencias partidarias con las aspiraciones de sus representados aniquila el concepto de democracia que a la letra dice: Doctrina política favorable a la intervención del pueblo en el gobierno, por lo tanto; democracia NO es el gobierno de los partidos, mucho menos de sus dirigentes, gobernantes  ni candidatos, es el gobierno del pueblo para el pueblo.

 2).- Encausar, atender y solucionar por la vía pacífica ; las expresiones , inquietudes  y reclamos de la población a través de organizaciones políticas que los representen, este concepto no se sostiene ni remotamente, nada más alejado de la realidad actual en que las agrupaciones políticas han sido secuestradas por camarillas que solamente buscan beneficios propios.

Los partidos políticos se han convertido precisamente en causantes de lo que se pretende evitar, por mérito propio se han convertido en sinónimo de descrédito, desconfianza, rechazo, controversia e inestabilidad política / social en nuestro país, hoy por hoy; la existencia, actitud y acción de los partidos políticos están abonando el terreno de la confrontación y dirigiendo muy peligrosamente el ánimo de la ciudadanía a la frustración, desánimo, desencanto y decepción hacia los partidos y la democracia que dicen enarbolar, abriendo con ello las puertas a tentaciones golpistas (aún vigentes en nuestro continente), ante la ausencia de autoridad moral y legitimidad gubernamental /partidaria, en el entendido que en política  NO EXISTEN ESPACIOS VACÍOS y los partidos políticos no están ocupando el lugar, ni están cumpliendo la función para la que fueron creados en nuestro país.

Es de  reconocer que en su momento desde el punto de vista histórico; los partidos cumplieron el papel a ellos asignados, pero en la actualidad se encuentran sumamente alejados por no decir; extraviados de los principios y objetivos que retóricamente  gritan a todo pulmón.

3).- Asegurar la existencia de los partidos políticos con dinero recaudado vía impuestos para impedir que reciban aportaciones de origen ilícito.

Este concepto no merece más que una sonora trompetilla (en el ánimo de contribuir a la búsqueda de soluciones por la vía pacífica).

¡De todos modos se han estado financiando con recursos de dudosa (por decir lo menos) procedencia!

En el momento mismo en que los partidos políticos se convirtieron en negocios particulares, familiares o de camarillas; abrieron las fauces de par en par para engullirse no sólo las desproporcionadas , descomunales  e injustas cantidades de dinero que le arrebatan (roban) a Juan pueblo sino también a todo aquel recurso que se puedan apropiar venga de donde venga.

Las 10 justificaciones que esgrimen los beneficiarios y defensores del sistema de partidos y sus alianzas para justificar su existencia:

1).- Son un mal necesario. ¿Mal para quién?

2).- Son lo menos peor... si son lo menos peor entonces son un bien mayor, ¿pero?  Bien para quién?

3).- Toda democracia es perfectible... democracia sí, pero partido político no es igual a democracia y existen partidos que no son perfectibles, son basura pura sin posibilidad de reciclar.

4).- Los partidos políticos son la más clara y genuina  garantía de  gobernabilidad, esta es la peor y más cruel de las falacias que tratan de justificar lo injustificable al decir tácitamente que el pueblo no es capaz de gobernarse a si mismo.

5).- La continuidad, cambios o transmisión del poder gubernamental  deben dirigirla los partidos, es decir: “pueblo; si no eres capaz de gobernarte a ti mismo, menos tienes capacidad, sensibilidad o entendimiento para decidir quién te gobierne “.

6).- Los partidos políticos tienen la experiencia, capacidad, entrega y abnegación para dirigir la nación, es decir que debemos ser dóciles, obedientes y agradecidos por que un grupo muy selecto de iluminados nos hacen el favor de gobernarnos.

7).- Partidos políticos es igual a equidad… esto es más falso que un billete de 70 pesos, no es cierto, todo lo contrario; Los partidos políticos se han convertido en verdaderas fábricas de ricos y el más férreo sostenedores de la asimetría social actual: Gobierno rico con pueblo pobre.  

8).- Lo que se gasta en partidos políticos no es un gasto es una inversión... sí, es verdad; es una inversión, pero para quien recibe la inversión (vamos llamándole  así) y para el pueblo que paga esta aparente inversión es una verdadera pérdida.

9).- Partidos políticos es igual a estabilidad y tranquilidad social… No es cierto, actualmente ellos mismos son generadores de inestabilidad política y social.

10).- Preferible partidos políticos que dictaduras... unos llevan a otro o son lo mismo, tristemente se aplicó muy atinadamente para nuestro país el término de “dictadura perfecta “).

Condicionantes ineludibles para realizar alianzas:

1).- No contradecir principios ideológicos, estatutarios y programáticos de cada uno de los partidos que pretenden aliarse.

2).- Que la mayoría de las partes involucradas, predominantemente sus bases y no solamente sus directivas; acepten la alianza.

3).- Cumplir normas y leyes oficiales en tiempo y forma que permitan estas alianzas.

Las alianzas fueron concebidas  como mecanismo universalmente aceptado para lograr el equilibrio del poder, hermoso concepto digno de ser llevado a la práctica, que en nuestro país es una simple y vulgar mentira, partidos y alianzas que los acompañan se han convertido en una agencia de colocaciones donde lo único que importa es darle chamba a la esposa, hijos, parejas, compadres, amigos, cofrades, etc.

Las alianzas entre partidos políticos buscan preservar su existencia a efecto de mantenerse en la nómina oficial y seguir recibiendo los recursos económicos que por ley.  ¡Sí es increíble, que por ley les corresponde! (ley que ellos hicieron) .

El derecho a una vida digna también es ley, pero esa ley no se cumple. Los partidos políticos los paga el pueblo, sin recibir nada a cambio,  o para no ser tan drástico; para recibir migajas.

En las  alianzas  consideradas como inviables o inaceptables por ser  calificadas como la unión del agua con el aceite, si bien se busca sustento físico para fundamentar el dicho,  debe considerarse que los fundamentos éticos e ideológicos de todos los partidos son muy similares , por no decir iguales y todos dicen buscar lo mismo, si a esto se le suma  que la ambición, codicia, avaricia y cinismo también son iguales en muchos de sus dirigentes, es en este sentido que pierde sustento el concepto de que no existe posibilidad de unir el aceite con el agua. ¿Cuál agua, cual aceite? Si lo único que los diferencia son las siglas y colores de sus partidos pero  son lo mismo. 

Motivaciones para las alianzas:

Cuando una alianza representa la única vía de subsistencia para una agrupación política, se está aceptando franca y abiertamente  que no se cuenta con el capital político propio ni la aceptación social suficiente para existir y mucho menos para recibir aportaciones económicas, en este sentido las alianzas se convierten en un artilugio, maña o trampa legalmente aceptada (que ellos mismos se inventaron) para eludir el veredicto del pueblo.

Las alianzas en nuestro sistema político de partidos están siendo utilizadas ( salvo muy honrosas excepciones ) como medio para la consecución de candidaturas, puestos de gobierno, etc, independientemente de fundamentos éticos, morales e  ideológicos, convirtiéndolas simple y sencillamente en la repartición del pastel presupuestal que representan esas posiciones, a lo que ellos pomposa y cínicamente  llaman “pragmatismo“, que literalmente significa: “el éxito es el criterio para la verdad“ y traducido significa: “el fin justifica los medios“, dándole un sentido gangsteril a las formas y modos en que se asignan y reparten candidaturas de elección popular y puestos de gobierno .

Toda alianza que no se finca en acciones y proyectos a largo plazo y cuyo único fin es lograr beneficios personales, demuestra que sus  intereses  y objetivos son  pasajeros, inmediatos, egoístas, electoreros y económicos.

En las alianzas siempre va implícito el canto de las sirenas donde una de las partes endulza el oído del otro con la promesa de otorgarle un beneficio, escondiendo con ello su intención de obtener beneficios a costillas del pretendido aliado.

Toda aquella persona o partido que habiendo vivido, practicado y usufructuado posiciones de liderazgo o de gobierno; decide incorporarse a las filas  de una agrupación o corriente política diametralmente opuesta a sus pensamientos e ideologías lo convierte en un aliancista no confiable.

Algunos significados de las alianzas entre los partidos políticos:

 1).- Sumación de fortalezas ficticias. Si realmente tuvieran la fortaleza que dicen tener no ocuparían la alianza.

 2).- Ofrecer lo que se presume tener para obtener lo que no se tiene.

3).- Alcanzar juntos la riqueza y abandonar la pobreza (económica y espiritual).

4).- Aceptación  pública de que no se tiene capacidad competitiva y que solos no pueden lograr el objetivo.

5).- Darle vida a una agrupación que políticamente está enferma o que incluso  esta desahuciada.

6).- Engañar con el argumento de que es más lo que se gana que lo que se pierde. Esto es cierto, pero lo que no se especifica es.  ¿Quién gana,  quien pierde?

7).- Saber de antemano que habrá compañeros que no aceptarán  la alianza y renunciarán  a la organización, mismos que son etiquetados como pérdidas esperables y aceptables.

Toda agrupación política que pretende alianzas sin aceptación de sus bases pierde:

1).-  Aceptación social

2).-  Presente y futuro como agrupación.

3).-  Integrantes

4).- Liderazgo

5).- Credibilidad

6).- Confianza

Alianzas y sistema de partidos políticos son lo mismo.

Hago alianzas luego existo… (Literal).

Read 189 times Last modified on Viernes, 19 Febrero 2021 15:55
Top