EL QUE PERDONA Y NO PERDONA

Autor: Jesús F. Hurtado R.

Luis Donaldo Colosio Junior:

El perdonador de culpas y férreo acusador de las consecuencias de estas culpas.

-Perdonar el asesinato de Colosio es igual a abandonar y olvidar  las causas que motivaron su muerte, estaríamos siendo parte de este magnicidio al asesinar  su legado.

Perdonar  la acción y no perdonar sus efectos se llama incongruencia.

Me hicieron llegar un video donde Luis Donaldo Colosio Junior emite una seria de perdones y no perdones, del cual comento:

En este mensaje de Luis Donaldo Colosio Junior, realizado en la mismísima Lomas Taurinas y al pie de la estatua de su padre, con ofrenda floral de por medio; en una aparente muestra de humildad y falta absoluta de rencor y deseos de venganza;  hace público su otorgamiento de perdón a:

1).- Asesinos materiales de su padre.

2).- Autores intelectuales.

3).- Jueces, magistrados y sistema de justicia en general que obstaculizaron y han hecho imposible hasta nuestros días el otorgamiento de justicia en este caso.

Pero dice enfáticamente que ve y no perdona la marginación, el sufrimiento y abandono en que se encuentran amplios segmentos de la población mexicana, lo cual nos remite obligadamente al memorable discurso de su padre donde quedaron grabadas para siempre aquellas palabras de , “VEO UN MÉXICO CON HAMBRE DE SED Y JUSTICIA“ en base a esto hago las siguientes consideraciones :

1).- Perdona y exonera de toda culpa a los ejecutores, pero no perdona la muerte generada por dichos ejecutores.

2).- Perdona a los ejecutores,  pero no perdona las consecuencias sociales y nacionales de la acción de los ejecutores.

3).- Perdona al que golpea, pero no perdona el resultado del golpe.

-Plausible, aceptable y admirable; liberar el corazón propio del dolor que generan  las cadenas del rencor y la venganza, lo que no se acepta es que se favorezca la impunidad y se perpetúen acciones y efectos que originaron este dolor.

-No se trata de rencores insanos, se trata de JUSTICIA.

-No se trata de rencores insanos, se trata de no aceptar ni permitir la IMPUNIDAD.

  Impunidad es igual y quizás más grave  que el acto mismo a juzgar.

-No es solamente juzgar la muerte física de Colosio, sino de no permitir el fin último de esta acción que fue la de desaparecer las banderas de lucha social por la igualdad y equidad en nuestra nación.

  • No solo mataron a Colosio, intentaron matar las banderas que enarbolaba.
  • El hecho de que el hijo perdone a los asesinos de su padre, no significa que el pueblo deba olvidar y abandonar los ideales que causaron su muerte, por lo tanto; el pueblo no tiene por qué no juzgar, sentenciar y castigar a quienes lo tienen oprimido.

-Es incongruente manifestar que se ve y se siente el dolor, la marginación y el olvido de amplios segmentos de la población si se está perdonando a sus verdugos, a los causantes de esta depredación inhumana y por ende se estaría permitiendo y favoreciendo que lo sigan haciendo.

-Es una absoluta incongruencia decir que le duele ver  el sufrimiento de la población, pero perdona a quienes la hacen sufrir.

-El hecho de aparecer este posicionamiento en periodo pre electoral y habiendo aceptado públicamente que aspira a ocupar un puesto de elección popular;  demerite considerablemente el sustento y veracidad de sus argumentos.

-El hecho de nunca haber encabezado movimiento alguno tendiente al esclarecimiento  del magnicidio del que fue objeto su padre; demerita considerablemente el sustento y veracidad de sus argumentos.

-El hecho de no contar con historial que lo sustente como un probado y reconocido luchador social; demerita considerablemente el sustento y veracidad de sus argumentos.

-El dolor que produce el observar la inequidad en nuestro país, no solo debe verse y sentirse cuando se aspira a un puesto de elección popular, no solo las elecciones le abren los ojos a los verdaderos luchadores sociales.

-Moral, social y políticamente inaceptable lucrar con la tragedia de otros y más aún cuando se  trata de personas ten cercanas para obtener un beneficio, en este caso; político.

-El uso y abuso de lemas ajenos, aun siendo de su padre, indican la incapacidad de ser genuino y creador de ideas propias.

El “borrón y cuenta nueva “, en este caso no se justifica ni tiene sustento, no es dado sostener  que de aquí  en adelante todo será mejor perdonando a los verdugos de Colosio, que son los mismos verdugos del pueblo, insisto; es incongruente  perdonar la acción, pero no perdonar las consecuencias de la acción.

Concluyo con las siguientes preguntas a Luis Donaldo Colosio Junior:

1).- ¿Cómo entender, como traducir este dilema conceptual de perdonar y no perdonar?

2).- ¿Cómo resolverá las injusticias y abandono en que se encuentran amplios sectores de la población si perdona a quienes lo producen, pero se rasga las vestiduras al no perdonar el resultado de la acción de quienes esta perdonando?

Nota del editor: Datos de la ilustración del presente artículo: Hans Baldung Grien, Aristotle and Phyllis, 1513. Xilografía, Germanisches Nationalmuseum, Nuremberg, Alemania.

Read 225 times
Top