Pero sería totalmente  ilegítimo

Autor: FLORENCIO POSADAS SEGURA

Con toda la autoridad moral que puedan tener –o sea, ninguna- el TEPJF y el INE continúan con el operativo de estado concebido, decidido e instrumentalizado para imponer una dirigencia de Morena al margen de la ley en lo que constituye sin duda alguna un proceso electoral fraudulento de principio a fin. Es posible que exista un presidente legalizado en Morena por obra y gracia del TEPJF/INE, como en 1988, 2006 y 2012 en el país. Pero sería totalmente  ilegítimo como lo fueron Salinas, Calderón y Peña Nieto y doblemente agraviante para su militancia, pues se lleva a cabo nada más y nada menos que en el partido político de la 4ª. Transformación, esa sería la única novedad.

Seguramente la militancia de Morena no se doblegará ante decisión alguna venga de donde venga que violente los principios constitucionales de equidad, certeza, legalidad, independencia, imparcialidad, objetividad y máxima publicidad que rigen los procesos electorales en México.  Desde 1988 se opuso al dedazo y al fraude electoral, y no existe razón alguna para pensar que en esta ocasión guardará prudente y abominable silencio.

Solamente falta que los militantes de base de Morena y sus órganos de dirección municipales, distritales, estatales y nacionales estatutariamente facultados para ello, deliberen para analizar a fondo la delicada situación actual y se pronuncie al respecto, reordene su agenda y actué en consecuencia, si es que de verdad existe la voluntad política necesaria para retomar el camino de las transformaciones dentro y fuera del instituto político.

Read 88 times

Leave a comment

Make sure you enter all the required information, indicated by an asterisk (*). HTML code is not allowed.

Top