LA BASURA EN MI CIUDAD

por MARIANA VALERIA AYALA RUBIO
Todos los días paso por el centro, y todos los días veo lo mismo; un lugar lleno de gente, atestado de carros, con demasiados ruidos y olores no muy agradables para mi nariz, pero lo que siempre veo en todos los lados, y que más me molesta es la basura en el suelo, pero no nada más está ahí, esta por todo Culiacán y te aseguro que por todo el mundo, y cuando digo todo es TODO.

¿Por qué hay tanta basura en mi ciudad?
He pensado mucho en que tal vez es porque somos demasiadas personas que consumimos por las calles y los botes no son suficientes. Pero he observado mucho que aunque haya contenedores a la gente le resulta difícil acercarse y depositar ahí su basura, es más cómodo tirarla a un ladito que caminar cinco pasos o hasta uno y ponerla donde va. Y qué hay de aquellos que van en su carro, en camión, etc. Y prefieren sacar la mano por la ventana y aventar todo por ahí, pues sí, es que es más fácil y además el carro no se les ensucia, pero me pregunto yo ¿Qué tanto les cuesta guardar un ratito la basura en un bolsillo o en un lugar del carro? No pasa nada si la guardan.
Después se quejan de que las calles se ven sucias, y que se inundan en tiempo de lluvias, que huele feo, que hay mucho dengue y otras enfermedades ¡Pues claro gente! Si no la ponen donde va esta será arrastrada por el viento o las aguas y va a parar a las alcantarillas y desagües de la ciudad, tapándolos sin dejar pasar el agua, es cuando se queda estancada, huele feo, sale el dengue, y ahí vienen muchos problemas de salud.
Además de que no entiendo en que cabezas caben las ideas en que se ve mejor un carro limpio que una ciudad limpia, en ellos se refleja su educación, aunque hay personas que no tuvieron oportunidad de ser bien educados como otros, pero solos se forjaron sus buenos ideales. He aquí el verdadero problema, que en Culiacán realmente no existe una cultura de la basura y qué hacer con ella. Pero lo que si existe es una cultura de consumismo, todos somos consumidores pero hay unos mas consientes que otros. En Culiacán lo mejor que puedes hacer es verte bien y estar comprando cosas que no necesitas en realidad, en vez de tratar de cultivar tu intelecto.
Si voy al gym necesito una botella, si vi el anuncio de chocolates se me antojo entonces voy por uno, o por sabritas, galletas etc. el sábado hay fiesta necesito un nuevo vestido con collares pulseras y zapatos, todo esto lo único que a lo que nos lleva es a generar mucha más basura. Yo pienso que lo que deben de cuestionarse antes de ir de compras es si de verdad lo necesitan y cuanto es el uso que le darán. Si se trata de alimentos, pueden optar por los más naturales, los que no tengan tanto empaque y sobre todo menos plástico, pues hay plástico que es fotodegradable y sus partículas andan por todo el ambiente y luego nosotros las respiramos, hay muchas botellas de plástico que son así y al calentarse contaminan el agua que contienen. Cuando se va de compras podrían evitar pedir bolsas o llevar las nuevas bolsas que son de tela, además de que son más resistentes, si se reciclaran las bolsas de plástico de polietileno, por ejemplo una tonelada se tendría que equivaldrían a 16.5 toneladas de petróleo ahorrado.
También está el que va a tardar más de 100 años en degradarse, que feo es pensar que nos vamos a morir y vamos a dejar bastante basura que va a durar más años que nosotros.
Lo que pasa es que tampoco la gente se encuentra bien informada, pero mucha gente no se preocupa por estarlo. Como ya mencione antes, tanta basura trae consigo enfermedades, que si ellos supieran que son causadas por esta, serian más consientes. Algunas enfermedades son las infecciones respiratorias e intestinales, el dengue, gripe conjuntivitis, neumonías e intoxicaciones, solo por mencionar algunas.
Puede resultar difícil querer disminuirla, y la mejor manera es haciendo caso de las tan conocidas tres erres, una vez que empiezas a practicarlas se irá haciendo más fácil, pues me parece que lo más complicado es empezar. El separar la basura también ayuda muchísimo pues así te das cuenta que puedes volver a utilizar otros materiales, y si tú ya no los necesitas otra gente puede ir a venderlos, y tus residuos orgánicos te servirán para composta, ósea ¡hasta trae beneficios evitar hacer basura!
Lo mejor que podemos hacer por nuestro planeta es consumir lo menos posible, pues nos lleva a explotarlo menos, ya que no solo los humanos nos vemos afectados, la flora y fauna es la que más sufre a costa de nuestros placeres y comodidades.
Por último quiero compartirles una frase que para mi tiene mucho peso: "Cuando el último árbol sea talado, el ultimo río contaminado y vuestra casa un vertedero, nos daremos cuenta que el dinero no se come".
Autora: Mariana Valeria Ayala Rubio.

Read 352 times

Leave a comment

Make sure you enter all the required information, indicated by an asterisk (*). HTML code is not allowed.

Top