UN DONATIVO

LA CLASE MEDIA EN LA DISMODERNIDAD

El sofisma de clase media de la OCDE

(Primera parte de tres)

 

Para la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE)[1] en su informe “Bajo presión: la reducción de la clase media” presentado el pasado mes de abril, considera que el 61% de la población de los países que pertenecen a este organismo internacional es clase media,  el 30% clase baja  y  el 9% clase alta; en México, la situación es diferente, el 45% es clase media, 36% clase baja y el 19% clase  alta; en este sentido observamos que para la OCDE en nuestro país son más personas de clase baja y clase alta  en relación al resto de los países y son menos de clase media; pero como se explica posteriormente, estos datos y metodología es una falsa verdad, una paradoja en la cual intentan ocultar pobreza y desigualdad social.

Si bien es cierto que existe una correlación entre clases sociales y el binomio pobreza-riqueza (desigualdad social), no son lo mismo ni son sinónimos. Hoy se puede observar que existen familias de clase media en situación de empobrecimiento y con mal poder adquisitivo y familias de clase baja con mejor poder adquisitivo y capacidad de compra (consumo), más no por ello, significa que estas familias de clase baja sean hoy clase media y viceversa; existen otros factores socioculturales y económicos que caracterizan y definen a las clases sociales de hoy en día, como se expone más adelante.

La OCDE define como clase media a familias que perciben ingresos entre 75 y 200% del ingreso nacional mediano; no se basa ni siquiera en el promedio sino en la mediana del total de los hogares[2] de un país; he ahí la gran trampa, pues como ejemplificara de manera sencilla y magistralmente el matemático, físico, cosmólogo y (anti)poeta chileno Nicanor Parra “Hay dos panes. Usted se come dos. Yo ninguno. Consumo promedio: un pan por persona”; siguiendo con esta imagen poética pero con base a la mediana, hay dos panes. Usted se come dos. Yo ninguno. Consumo mediano: un pan y medio por persona; lo cual sería aún más inverosímil.

Así la impostura de la OCDE al definir a la clase media, confundir y hacer creer que clase media es igual al ingreso nacional mediano de hogares de una nación; solo valora y mide el ingreso salarial, sueldo y honorarios, ni siquiera contempla el egreso ni consumo y costo de la canasta básica, ni el poder adquisitivo, mínimas variables del campo económico;  aunque hay un aparente avance, pues toma como unidad de análisis el ingreso por hogar y no por individuo; mas, considera que según el número de miembros de una familia se debe tener un ingreso determinado para ser de clase media. Esta forma fragmenta a la clase media y está determinada por criterios de cantidad y no de calidad, como se muestra posteriormente.

Según la OCDE, la clase media mexicana son los hogares que perciben[3] entre 75 y 200% del ingreso nacional mediano, es decir, hogares con un ingreso entre $5,346 y $14,256 pesos mensuales, con base al salario mínimo (s.m.) del año de 2018, es decir, $88.36 diarios ($2,650.8 al mes); siendo más precisos, clase media son los hogares que ganan de 2 s.m. $5,301.6 hasta cinco (s.m. $13,254) y medio s.m. $14,579; en tanto que los hogares que obtienen un ingreso a partir de seis s.m. $15,904.8, la OCDE los ubica como clase alta.

En este sentido y siguiendo la lógica del “ingreso nacional mediano” de la OCDE y al actualizar los datos del nuevo s.m. de 2019 que es de $102.68 pesos diarios[4], o sea $3,080.4 al mes, el espectro de la clase media se amplía; pues, un hogar que hoy gana un s.m. más un tercio de s.m para la OCDE es clase media, pues dos s.m. son $6,160.8 al mes, entonces una persona u hogar que percibe cinco s.m. $15,402 mensuales o seis s.m, $18,482.4 son clase alta.

La OCDE habilitó en su página digital un sencillo test de consulta con base en los ingresos y cuántas personas viven en casa de quien lo consulte y pueda saber si es de clase media en México[5] y en los demás países de la OCDE; en el test, al hacer el ejercicio con un ejemplo de un hogar de cuatro personas necesita ganar entre 7 mil 561 y 20 mil 162 pesos por mes para ser clase media, según la OCDE[6].

Por lo que se observa, los datos de ingresos medianos y los del test no coinciden, varían considerablemente; al jugar con esta lógica junto con datos del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI)[7] y de otras dependencias de gobierno e institutos del sector privado, que ofrecen también datos cuantitativos, da como resultado que 90%, aproximado de familias mexicanas son clase media, lo cual comprueba la farsa de la OCDE, analicemos de manera lúdica y puntual.

El hogar mexicano, de acuerdo al censo INEGI 2010, en promedio se integra de 3.9 personas (padre, madre y dos hijos); el 50.9% son biparentales (madre y padre viven en el hogar) y el 26.5% son monoparentales (solo un padre vive en el hogar). En la última Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos en los Hogares 2016 (ENIGH) el promedio de ingreso por hogar fue de $15,000, 507 al mes; en cuanto al egreso (consumo) el promedio mensual fue de $9,000, 381 pesos. El promedio de salarios de los trabajadores afiliados al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en 2018, es de $10,562 pesos mensuales; sin embargo, al integrar a quienes trabajan en el sector informal el promedio mensual es de $6,117[8].

Iniciemos el juego; con base a estos datos y de la OCDE tenemos que en un hogar biparental de cuatro integrantes -papá, mamá y dos hijos-, en el que papá gana $10,562 y mamá $6, 117 mensuales, para la OCDE este hogar es clase media, pues la suma de sus ingresos es de $16,679 pesos al mes; incluso si cada uno de los padres gana $6,117 al mes, su ingreso familiar es de $12,234, lo cual supera el mínimo requerido del rango de la OCDE que es de $7,561 mensuales y la mediana es de $10,081 para un hogar de cuatro integrantes.

Otros ejemplos de otro tipo de hogares, que según la lógica de la OCDE son clase media: hogares monoparentales o biparentales: un hogar compuesto por un solo integrante y gane entre $3,760 a $10,081, la mediana es de $5,040 al mes, en un hogar de dos integrantes gane entre $6,346 a $ 14,256, la mediana es de $7,128, en un hogar de tres integrantes gane entre $6,548 a $ 17, 460, la mediana es de $8,730 y un hogar de cinco personas gane entre $6,453 a $22,541, la mediana es de $11,271.

En otro sentido, una persona que gana el s.m. de 2019 que es de $3,080.4 al mes y esté casada o en unión libre con otra persona que gana igual que ella, el ingreso de su hogar es de $6,160.8; sin embargo esta situación no es muy factible en México, pues, solo 5.7% de los asalariados, ósea, 2 millones 76 mil 894 personas ganan un salario mínimo; el 57.9% son hombres y 42.1% son mujeres; el 37.3% son jefes hombres del hogar. De los 34 millones 735 mil 629 hogares, al menos en un millón 847 mil 133 hay un integrante que gana un salario mínimo al día.

Así entendido, se infiere que si bien existen 15 millones 300 mil personas que perciben entre uno y dos s.m. diarios, lo que representa un ingreso promedio de $7 mil 139 pesos al mes, y 8 millones y medio de personas ganan hasta un salario mínimo[9], se puede suponer que en promedio hay hogares donde un miembro gana un s.m. y otra que gana dos salarios mínimos, y hogares donde dos de sus miembros gana dos s.m., por tanto, el ingreso promedio por hogar es entre $9,241.2 y $12,421.6 pesos mensuales; en consecuencia, según la lógica de la OCDE y estos datos del INEGI  no sería 45% de hogares clase media sino cerca del 90% excepto el 19% o menos es clase alta, y un 2% clase baja, lo cual en la realidad es imposible. Analicemos más a detalle y bajo la misma visión y variable economicista tecnócrata.

En México viven aproximadamente 125 millones de personas[10], 56, 038,471 es su población económicamente activa (PEA) [11] y de estas  aproximadamente 6.7 millones (12.5%) laboran en el sector primario, 13.8 millones (25.6%) en el secundario y 33 millones (63.3%) en el terciario; estas cifras nos indican que el México contemporáneo es una sociedad de consumo, más que industrial, su desarrollo económico gira en torno al sector servicios.

Solo 2.5 millones (4.5%) de la PEA percibe más de cinco s.m. ($13, 254) al mes, que para la OCDE este segmento de la PEA y sus familias, en las cuales trabajan además de él, uno o dos miembros más, así ganen estos el s.m, son clase alta. De este total de personas, el 61.3% labora en el sector terciario, el 6.5% en el secundario y el 3.1% en el primario[12]; con lo que se deduce que de estos dos últimos sectores, la mayoría trabaja en dependencias de gobierno como en la Comisión Federal de Electricidad, en Petróleos Mexicanos[13], por citar algunos.

En el 2018, de los 55.6 millones trabajadores, sólo 531 mil perciben más de $26.5 mil pesos mensuales[14]; en el 2016 de 51.7 millones trabajadores, el 1.7% ganaba más de 20 mil pesos al mes, el 20% entre cinco y ocho mil pesos, el 17.2% entre $1,500 y $3,000 pesos al mes y el 10% ganaba menos de mil 500 pesos[15]. En cuestión de prestaciones sociales la clase media mexicana recibe solo el 29%, en tanto que la clase alta obtiene el 55% de las mismas.

Como se puede apreciar, la visión gradacional y vertical de la OCDE es un sofisma, pues ante la realidad de la vida cotidiana clasificar como clase media a hogares que ganan en promedio entre cinco mil pesos hasta 15 mil pesos al mes es un rango muy amplio y abismalmente desigual; pero más cínico y embustero es definir de clase alta a hogares con ingresos de 16 mil pesos al mes. Hasta aquí dejamos de jugar con los datos cuantitativos de la primera parte de este artículo, la próxima entrega se analiza a los millenials, trabajador informal y freelancer de clase media: los nuevos esclavos libres desasalariados.

 

[1] El 18 de mayo de 1994, México se convirtió en el miembro número 25 de la OCDE; El Mexicano José Ángel Gurria es el Secretario General de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) desde 2006; fue Secretario de Hacienda con el expresidente Carlos Salinas de Gortari. La OCDE nació oficialmente el 30 de septiembre de 1961, actualmente se integra de  37 países, principalmente los que tienen mejor desarrollo económico a nivel global; Nuestro país junto con Chile y Colombia son los únicos países de AL que forman parte de dicho organismo internacional.

[2] Se comprende por hogar a la unidad formada por una o más personas, vinculadas o no por lazos de parentesco, que residen habitualmente en la misma vivienda particular.

[3] En este análisis, no se contempla a las familias que son empresarios o tienen un negocio o changarro (emprendedores), solo a las que reciben un salario, sueldo u honorarios.

[4] Por vez primera en más de 35 años, el salario mínimo aumenta de manera significativa $14.3, cuando antes su incremento anual era entre dos y cuatro pesos. Solo en el 2016 al 2018 tuvo un incremento de siete pesos aproximadamente de $73.04 en el 2016 a $80.04 en el 2017 y $88.36 en 2018.

[5]En este link puede consultar dicho test http://www.oecd.org/social/under-pressure-the-squeezed-middle-class-689afed1-en.htm

[6] Consultado en ¿Cuánto debes ganar para ser de clase media? Descúbrelo con este test, publicado el 12-04-2019 en el diario Milenio: https://www.milenio.com/negocios/cuanto-debes-ganar-en-mexico-para-ser-de-la-clase-media.

[7] Fue creado, por decreto presidencial y con el nombre Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática, el 25 de enero de 1983.

[8] Desacuerdo a la Subsecretaría de Empleo y Productividad Laboral de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) del gobierno federal.

[9] Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) tercer trimestre de 2018

[10] De acuerdo a la “La Encuesta Nacional de la Dinámica Demográfica (ENADID) 2018” INEGI https://www.inegi.org.mx/programas/enadid/2018/

[11] Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) del INEGI Cifras durante el primer trimestre de 2019 y actualizado a mayo del mismo año.

[12] Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) del INEGI del segundo trimestre de 2018

[13] Son 150 mil 967 trabajadores de Petróleos Mexicanos (PEMEX) y 96 mil 422 empleados de Comisión Federal de Electricidad (CFE); más de 8 mil empleados de PEMEX ganan entre $109 mil pesos a $220 mil pesos mensuales y en la CFE mil 67 empleados ganan entre 111 mil pesos a 224 mil pesos al mes. Consultado en https://www.eluniversal.com.mx/cartera/10-mil-funcionarios-de-energia-superan-tope-salarial; en 2019, el salario mensual promedio de un empleado y obrero en Pemex es de $2,800 mensuales como Oficinista a $27,800 mensuales como Administrativo/a contable y en Comisión Federal de Electricidad de los $5,677 mensuales como Ayudante general a $23,013 mensuales como Oficinista.

https://www.indeed.com.mx/cmp/Comisi%C3%B3n-Federal-De-Electricidad-1/salaries

[14] Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (IDIC) https://www.jornada.com.mx/ultimas/2018/04/28/solo-1-de-la-poblacion-ocupada-gana-mas-de-10-salarios-minimos-5855.html

[15] Encuesta Nacional de Inclusión Financiera (ENIF), elaborada por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) en colaboración con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI). https://www.elfinanciero.com.mx/economia/solo-gana-mas-de-20-mil-al-mes-en-mexico.

AUTOR: José de Jesús Loza Sánchez*

*Sociólogo, Mtro. en Gestión y desarrollo social y Doctorando en Arte y cultura, becario Conacyt.

Read 4008 times Last modified on Martes, 06 Agosto 2019 16:15
Top