UNA PERSPECTIVA POLÍTICA; PRÁCTICA DE LA JUVENTUD

por CARLOS ARREDONDO

Cómo no emocionarnos al hablar de juventud? Como para aquellos que ya rebasaron una edad legal para considerarse jóvenes y al leer o escuchar hablar de ella te hace recordar momentos o vivencias de los cuales salir una sonrisa es lo mas sencillo?

“La mayor desgracia de la juventud actual es ya no participar en ella”
Salvador Dalí.
Cómo no emocionarnos al hablar de juventud? Como para aquellos que ya rebasaron una edad legal para considerarse jóvenes y al leer o escuchar hablar de ella te hace recordar momentos o vivencias de los cuales salir una sonrisa es lo mas sencillo? Y como para aquellos que aún no rebasamos ese “limite” legal, seguimos echando a volar la imaginación de qué haré el día de mañana! Pero todo esto podemos hablarlo, e incluso no tomarlo más en cuenta. Hoy en día tenemos de moda derechos de 3ra generación y fomento a la participación social, tales como los derechos de las y los jóvenes, la diversidad sexual, las mujeres, adultos mayores, entre otros. Pero es interesante analizar cómo es que todos estos grupos de la sociedad están participando y en esta ocasión, abordaremos a la juventud tan sonada en los últimos tiempos en nuestro México.
Cabe destacar que para la fundación FRIEDRICH EBERT STIFTTUNG, junto FLACSO (Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales) publicaron en Argentina un libro llamado “políticas de juventud” en el cual hacen referencias a las políticas públicas y participaciones dirigidas hacia la juventud, donde hago referencia a lo escrito en la presentación que dice lo siguiente: sabemos que aproximarnos a la temática de las políticas de juventud implica sumergirse en un mar de paradojas; tantas y cada vez más voces señalando su importancia, tanta propuesta valiosa y acción creativa, conviven con la vulnerabilidad in crescendo desde este sector, a la vez que la fragmentación y desarticulación son el cuño distintivo entre la mayoría de los programas y planes destinados a los jóvenes”, lo cual nos refiere que la misma juventud es la que tiene la perspectiva para innovar en su vivir, pero a su vez es ella misma la que la trunca ya que contextualizada a nuestro México, donde una cultura patriarcal, capitalista y por ende machista, vuelve el entorno juvenil un pantano para el avance de las generaciones venideras.
Si bien tenemos chispazos evidentes de participación juvenil y participación política juvenil, tenemos que tomar en cuenta que estas y estos jóvenes cada vez parecen o parecemos más jóvenes viejos y que esas decisiones han dejado de ser aquellas que innovaban o impulsaban algo más de lo que la propuesta contemporánea contemplaba.
¿A qué hago referencia? Hoy en día, donde en este país habitan mas jóvenes que viejos según datos del INEGI, encontramos que esta juventud, está abnegada a solo esperar un espacio donde estuvo el familiar mejor posicionado. También somos un país que claramente demuestra una baja influencia o participación juvenil, que cuando sucede es cooptada por ciertos intereses repetidos en diversas ocasiones, llámese movimientos políticos, sociales, ecológicos o demás. Lo hemos visto recientemente en movimientos como el famoso Yo Soy 132, el cual despertó gran expectativa, pero fue su inoperancia y su vejez mental la que lo llevaría en este momento a estar casi apagado como muchos otros.
Pero también existen participaciones políticas, esas tan polémicas participaciones desde partidos y organizaciones dedicadas al hacer político; y podemos hablar claramente de Sinaloa, donde la inoperancia de las instancias de juventud partidista se han quedado mermadas bajo el yugo de los líderes, dejando así sin participaciones constantes o eficientes en materia de juventud en Sinaloa. Un Estado carente de ley de juventud o de políticas enfocadas específicamente para guiar y despertar esa imaginación y energía, que se piensa existe en este grupo social! Tenemos en todos los partidos del Estado, participación en materia de, pero por desgracia sumamente acotada y segregada por los tintes de los partidos y por las lideresas y líderes de estos grupos políticos juveniles de los que hablamos. Pues dicho sea de paso, la manera de hacer política de éstos son con los métodos de siempre, con las mismas intenciones y sin llegar a ser objetivos con lo que se busca. Pero en este momento surge algo interesante, durante los últimos 2 meses hemos presenciado movimiento en diversos espacios de incidencia de la juventud, llámese ISJU, partidos políticos o incluso la UAS, aquella que alguna vez priorizaba el desarrollo de su juventud para promover el avance y la investigación, para atender las necesidades. Sí, aquella universidad que hoy está más interesada en presupuestos o elecciones venideras, también surgen movimientos sociales apartidistas, los cuales levantan la voz cual 1968 o 1971, jóvenes estudiantes preocupados por la situación actual, no solo de ellos sino de la misma sociedad con la que conviven. En esta ocasión el motivo como en otras más, es el transporte urbano. Si bien hay que festejar que una vez más el y la joven salgan a la calle a exigir sus derechos y mejores condiciones, es prudente que hagamos un análisis de lo que están haciendo todos estos grupos, desde partidos, gobierno, como sociedad en general; y es aquí donde llegan de nuevo las preguntas:
¿Se están generando los mecanismos de innovación para solucionar los problemas?
O,¿de nueva cuenta algunos intentan promoverse y replicar las famosas “aspirinas” para mitigar medianamente los problemas? Esto les tocará decidirlo a esta juventud que hace un esfuerzo por solucionar lo venidero y, lo será en todo caso ver, cómo las siguientes generaciones sean nutridas no por un conductismo que adoctrine el ser y el saber, sino por mecanismos para despertar a las generaciones y devolverle esa felicidad, alegría y chispa, que hoy se encuentra de manera nula.
“ una juventud a la que se le hace esperar, será un futuro en llegar”
Carlos Arredondo.
Concluyo dejando una pequeña reflexión:
Si seguimos retardando los relevos generacionales en los espacios de incidencia y los retardamos a base de juventud adoctrinada y preparada para repetir los vicios y defectos de nuestro vivir, estaremos condenados no solo a vivir en una sociedad opaca, vacía y lo mas preocupante, sin felicidad, pues la búsqueda de ella quedará truncada en la búsqueda del poder por el poder.
Autor: Carlos Arredondo

Read 10 times

Leave a comment

Make sure you enter all the required information, indicated by an asterisk (*). HTML code is not allowed.

Top