TE OBSERVÉ, LEJANA, AJENA, ENAJENADA...

"Si llegamos a pretender enredarnos en los dulces lazos confusos, han de acabar con las fuerzas que erradican del querer. Bastante cuesta deshacerse del deseo efímero y sublime de pertenecer a alguien como para dejar ir al amor. "
Autora: KARELY ARÁMBURO

Hay mujeres que vuelan, mujeres ancladas con raíces,
mujeres plantadas como árboles frondosos que dan frutos
mujeres que cobijan, mujeres que destapan, que integran.
Hay mujeres que desparraman, que al abatir sus alas para emprender su vuelo
con el polvo dejan ciegos. Hay mujeres resistentes a los daños
que no crecen con los años si no con las experiencias.
Hay mujeres que no saben lo que quieren, pero si lo que no quieren.
Hay mujeres ocultas, hombres en cuerpo de mujer,
almas en blanco, almas viejas.
Hay mujeres que cuando matan dan vida.
hay vidas que matan si no hay mujeres.
-Karely Arámburo-

Te observé, lejana, ajena, enajenada... tuve miedo de encontrar lo que quería, no de perder lo que tenía. Me parecía increíble, una utopía poder palpar con mis propias manos toda esa gama de lo deseado, reunido, en tu cuerpo, adentro. Te acercaste y al abrazarme robaste un beso a mis labios, a la puerta de mi alma, rodeaste mi cintura con tus brazos, tocaste mis manos para confirmar que escribirían para ti algo de poesía, que te haría inmortal. He regresado el alma a mi cuerpo, pero no me he recuperado. He arrancado con mis manos las plumas de esas alas, brotarán pronto algunas nuevas y entonces estaré lista para volar.
-Karely Arámburo-

TU BOCA
Tu boca que arde y me prende en tu agua,
Me apaga tu fuego, me eriza tu ausencia.
Tu boca cual nube sin agua, cual gota muy seca, tu boca austera.
Tus ganas apáticas de usarla
tu modo tan ingenuo de evitarlo
Tu boca tan fiel compañera de ausencias
tan roja y opaca, tu boca tan nuestra.
Tu boca galante y barata,
tan ella, tan suya y de aquella
aquella que estuvo entre ambas
tu boca tan libre y cualquiera.
La boca de tu cuerpo y de los cuerpos que besaste
tu boca, la boca de cualquiera,
la boca cotizada se dejó ver tan barata
tu boca que presumes que ya no vale nada.
Tu boca tan señora y la nombras señorita
la boca que un día quise, la boca que rechazo.
Tu boca tan maldita que ahora la bendigo
la fuente de mis dudas, la boca de mi inicio.
-Karely Arámburo-

Te encuentro y me encuentro, cuando tus miradas son causales a las mías y tus labios se adhieren a mis labios, cuando mi aroma se mezcla con la sutil fragancia de tu piel delirante, y sabemos que justo por ese momento somos uno en el otro, sin dejar de ser tres, tu, yo y nosotros; entonces somos deseo y dulzura, pasión y ojos cerrados, y abiertos, ardientes, y nos convertimos en plumas suspendidas en el aire que se mueven de forma idílica, mordiendo dulcemente los deseos. Tus manos son mis manos, y tu boca es mi boca, y tu vientre es el mío, somos mucho más que dos cuerpos fundidos, algo más que lascivia y placer.
Me convierto, te encuentro y me encuentro, y no somos los mismos después.
-Karely Aramburo-

Read 227 times

Leave a comment

Make sure you enter all the required information, indicated by an asterisk (*). HTML code is not allowed.

Top