Ser humano
CON-CIENCIA DIVERTIDA - Viernes, 03 Junio 2016 05:08
MI RUTINA MATINAL - Viernes, 03 Junio 2016 04:24
QUIERES PROSPERAR, AYÚDATE - Jueves, 24 Septiembre 2015 02:47
La Falta de Oportunidades - Jueves, 24 Septiembre 2015 02:18
Trabajando juntos - Jueves, 24 Septiembre 2015 01:46

LAS CARMELITAS REAFIRMAN A LA MADRE MARGARITA COMO SUPERIORA.

Es un ambiente ríspido se lleva a cabo la elección capitular de dicha congregación.

 

Como cada seis años la congregación de las Carmelitas realizó su elección capitular en la que eligen a las miembros del Consejo Mayor, entre las que destaca la Madre Superiora; en esta ocasión las monjas pertenecientes a este congregación y sus familias temían la intervención del Obispo Jonás Guerrero Corona, debido a que el titular de la Diócesis de Culiacán, ha emprendido una campaña de hostigamiento hacia ellas desde su llegada en 2011.

En punto de las diez de la mañana, un grupo de alrededor de 20 laicos se apostó a las afueras del convento para realizar oración colectiva, y a su vez exigir transparencia en el proceso de elección, ya que sentían temor de que el Obispo interviniera para imponer a una Madre Superiora dócil a sus intereses, y que además estuviera dispuesta a la desaparición de Las Carmelitas.

Sin embargo, Jonás Guerrero no hizo acto de presencia en el lugar, en su representación asistió el sacerdote Jaime Ruíz, quien ocupa el cargo de Vicario en la Diócesis. A pesar de que había tensión entre las monjas por miedo a la intervención dolosa del Obispado, la elección se llevó con calma y la Madre Margarita logró reelegirse por un periodo más de seis años al mando de su congregación, en fórmula con la Madre Arely quien se mantendrá fungiendo el cargo de Administradora General.

El Conflicto.- Desde la llegada de Jonás Guerrero Corona a la Diócesis de Culiacán, la congregación de las Carmelitas ha sido víctima de hostigamiento, luego de que la Madre Margarita se negara a retirar una queja por conducta inmoral en contra de un sacerdote. Los acosos de parte del Obispo han ido desde el despido masivo de sus monjas en los centros de trabajo de la Diócesis y Catedral, la expulsión de la Universidad Católica en la que habitaban, la restricción para la promoción vocacional y hasta el negarles la venta de pan a las afueras de las parroquias.

 

Autor: Mario Kato

Visto 1123 veces
Valora este artículo
(1 Voto)

Get connected with Us

Subscribe to our newsletter

Hot events

Style Setting

Fonts

Layouts

Direction

Template Widths

px  %

px  %