Ser humano
CON-CIENCIA DIVERTIDA - Viernes, 03 Junio 2016 05:08
MI RUTINA MATINAL - Viernes, 03 Junio 2016 04:24
QUIERES PROSPERAR, AYÚDATE - Jueves, 24 Septiembre 2015 02:47
La Falta de Oportunidades - Jueves, 24 Septiembre 2015 02:18
Trabajando juntos - Jueves, 24 Septiembre 2015 01:46

HISTORIA DEL ARTE EN SINALOA

  • Martes, Mar 10 2015

Hacia una Historia del Arte en Sinaloa: Reflexiones sobre la Modernidad y la Posmodernidad en sus Artes Visuales desde 1960 y hasta 2007.

El antecedente para referirnos a la historia de las artes visuales modernas y más adelante posmodernas, tal y como la conocemos hoy, es la historia del arte de corte monumental en Sinaloa –monumentos escultóricos y murales- que inicia a partir de 1954.

 

En Culiacán, por ser la capital del estado, se encontraron prácticamente en su totalidad las manifestaciones de arte visual moderno y de arte visual posmoderno, ya que fue el lugar en donde radicaron la mayoría de los principales exponentes de las artes visuales contemporáneas de Sinaloa. También por ser la cultura de la región de donde retomaron la realidad para crear las manifestaciones de arte visual que los identificó y que los caracterizó. A partir de nuestro análisis tenemos como resultado lo siguiente: la propuesta visual de Antonio López Sáenz en un sus inicios se distinguió por poseer rasgos de una tradición en las artes visuales ya que presentaba una marcada figuración plástica de las formas, pero de la misma manera con él ya se empezó a percibir la modernidad que lo caracterizaría, porque dejó a la imaginación la identidad de sus personajes que han definido su trabajo. En lo que respecta a la obra de Kijano, él creó con su propuesta una realidad en donde sus obras se destacaron por la utilización de elementos formales característicos de la modernidad: formas oníricas, esencias simples y primitivas así como de realidades fantásticas. En el caso de Lopus recurrió a nuestro pasado indígena, proponiendo retomar nuestras raíces, reafirmando con cada una de sus creaciones el ejemplo del pasado como el referente de nuestro futuro. Raúl Torres abordó la modernidad en las artes visuales, pero alejándose del figurativismo puro, para adentrarse poco a poco en lenguajes abstractos y expresionistas, así como reafirmando que lo principal en su propuesta fue la forma femenina. Lo mismo sucede con Mojica cuando abordó a lo etéreo de Cuevas y su alusión a la “ruptura”, para después comenzar a consolidarse con un lenguaje propio, que definimos como visual moderno, al rescatar el pasado indígena con una pasión por las etnias, llevándolo a concretar un lenguaje formal propio, que va mucho más allá de lo regional. También compartieron una cosmovisión de lo que fue la modernidad en las artes visuales, porque su objetivo al contrario del arte visual posmoderno, era crear arte y no era educar ni formar consciencia hacia el espectador, lo que deseaban era llevar a lo visible sus propias fantasías y aquello que consideraron como hermoso así como la utopía de una realidad. Al fin y al cabo la experiencia de sus propias vidas fue lo que los animó a seguir produciendo. Su filosofía de vida fue su experiencia lúdica. Las manifestaciones de los creadores visuales posmodernos fueron el resultado, del carácter procesual de su obra como en el trabajo de Rosa Maria Robles, Teresa Margolles, Maria Romero y Fritzia Irizar, en donde importó más la idea misma que el resultado tangible de la obra, ya que el espectador formó parte de la propuesta artística. Rosa María Robles, logró una diversificación de medios de lo propiamente escultórico, al objeto encontrado y resignificado, el ensamblaje y a las instalaciones objetuales y fotográficas alcanzando planos de proyección más amplios y complejos. Al haber abordado en su lenguaje el apropiacionismo y el arte povera. Margolles logró con su propuesta una resignificación de los elementos que constituyeron una reelectura, de lo que se conoce como muerte, dándole otro sentido a la moralidad de ese estado, en lo que es la última etapa del devenir humano. Maria Romero, utilizó el performance como alusión referencial de su manifestación como creadora visual posmoderna consagrada, retomando personajes como Jesus Malverde y Lupita la novia de Culiacán al apropiárselos. Asi como Rosa Maria Robles los resignificó para implementar un lenguaje propio que las caracterizó. Aquí tenemos al observador obligado a convertirse él mismo, en objeto de su observación. Finalmente con Fritzia Irizar, encontramos una apuesta de futuro en Sinaloa, porque a través de los juegos del azar y de las creencias del pueblo, manifestó el vacio que existe en la sociedad posmoderna, ya que propuso un arte visual posmoderno, con elementos que son la incertidumbre, la duda y los símbolos que tuvieron como propósito la idea sobre el objeto. Las obras de arte visual moderno y posmoderno, se entendieron como documentos relacionados con un momento histórico determinado: con la cultura, la economía, la sociedad y aspectos similares. Debido a esto, se encontraron en relación con una historia de las imágenes, entendida como una historia más trascendente, cercana al artista que creó las imágenes. Durante nuestro período de estudio se vivieron momentos coyunturales simultáneos; las artes visuales modernas y las artes visuales posmodernas, junto con sus principales exponentes, sufrieron al mismo tiempo procesos articuladores tanto espaciales como temporales.

Sinaloa, en su condición de provincia vivió entre la modernidad y la posmodernidad, porque los procesos de la cultura se desarrollaron de una manera más lenta, sin embargo en algunos casos como el de María Romero, las tecnologías apresuraron cada vez más la inserción de las artes visuales sinaloenses en la llamada “aldea global”.

AUTORA: MH. Fabiola Gpe. Gaxiola López.

Visto 1457 veces
Valora este artículo
(5 votos)
Publicado en ARTE

Community Blog



Who's Online

Tenemos 44 visitantes y ningun miembro en Línea

Get connected with Us

Subscribe to our newsletter

Hot events

Style Setting

Fonts

Layouts

Direction

Template Widths

px  %

px  %